ryan gosling

Crazy, stupid, love

Mi siguiente aportación para el periodo de sequía que se avecina (y que ya estaba vigente, pero no me lo tengáis en cuenta, por Dioh) es una recomendación de peli. Por esas cosas de que este fin de semana ha sido de los típicos que sales de la cama con tu cerebro diciendo algo parecido a “ppppprrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrttttt”. Con tanto pedo cerebral, pues poca cosa apetece.
Crazy, Stupid, Love es una película con un tono irónico parecido al de Rumores y Mentiras, pero también con su parte de cuxiflú (aunque mayormente es Steve Carrel poniendo caras y sufriendo desgracias con humor, que tampoco está nada mal). Resulta entretenida y la verdad es que no acabas con diarrea mental después de verla (creo que ya basta de referencias al tránsito intestinal por hoy). Por supuesto, otro de los motivos son Ryan Gosling y mi adorada Emma Stone, así como Julianne Moore, que también tiene su aquel.
A partir de ahí, a vivir polluelos, a vivir.

PD. Si os interesa Steve Carrel podéis verlo en la serie ‘The Office’, no tiene desperdicio.